Unas gotas para los ojos podrán diagnosticar una enfermedad neurodegenerativa.


He vuelto, después de tantos días sin escribir, espero que me perdonéis, he estado lejos de mi ordenador todo este tiempo y escribir entradas con el móvil no se me da nada bien. Os traigo algo bastante interesante, un descubrimiento esperanzador de la Universidad de San Diego (California, USA) que espero que os guste.

El diagnóstico temprano de enfermedades neurodegenerativas no es fácil, hasta que no aparecen síntomas evidentes de que hay un trastorno cognitivo concreto, por ejemplo la pérdida de memoria en el caso del Alzheimer, no se puede realizar un diagnóstico certero de la enfermedad. Por suerte investigadores de la UCSD han hallado una herramienta capaz de realizar un diagnóstico precoz.  

El problema actual en el diagnóstico es que el grupo de biomarcadores al que se asocian este tipo de enfermedades, llamados amiloides, unas proteínas fibrosas, son muy difíciles de distinguir entre ellos por sus pequeñas diferencias estructurales,  y además los síntomas iniciales de estas patologías se solapan dificultando muchísimo su diagnóstico temprano. Identificando los amiloides se puede identificar la enfermedad, pero como se ha dicho anteriormente esto no es fácil con los métodos actuales de diagnóstico. 

Sin embargo, los investigadores de la UCSD han desarrollado un set de marcadores fluorescentes que cambian de color en función del amiloide que encuentren. Como los amiloides se acumulan en el cerebro y en los ojos esto abre la posibilidad de que en un futuro no muy lejano existan unas gotas para los ojos capaces de cambiar su color en función de los amiloides que se hayan acumulado en él permitiendo así al médico diagnosticar una enfermedad neurodegenerativa realizando un simple examen ocular al paciente, aunque éste aún no tenga síntomas claros. La clave está en los “bolsillos” que forman esas pequeñas diferencias estructurales entre amiloides haciendo que emitan a diferentes longitudes de onda capaces de ser detectadas mediante el cambio de color.

Con esta herramienta se ha visto que en enfermedades neurodegenerativas relacionadas con priones, como el síndrome de Creutzfeldt-Jakob (enfermedad de las vacas locas en bovinos), el set de marcadores se vuelve amarillo; en el caso del Alzheimer cambia a verde. Actualmente puede detectarse con un escáner PET (Tomografía por Emisión de Positrones) si nuestro cerebro está acumulando amiloides al ser marcados con unas moléculas radioactivas muy específicas, pero no permite averiguar que tipo de amiloide és y por tanto no conocemos qué enfermedad és, aunque es un método  usado principalmente para diagnosticar el Alzheimer, pero es necesario realizar exámenes neuropsicológicos que evalúen qué anomalías cognitivas manifiesta el paciente para estar 100% seguros.

PET cerebral

Este hallazgo ha sido publicado en el Journal of the American Chemical Societyal frente están los investigadores Jerry Yang y Emmanuel Theodorakis ambos profesores de química y bioquímica en la Universidad de San Diego;  y Christina Sigurdson, del Departamento de Patología de la Facultad de Medicina de esta universidad.

Acerca de Lhisteria

Bióloga y Bioquímica de formación, me gusta divulgar sobre biomedicina. Gracias por visitar mi blog.
Esta entrada fue publicada en Neurociencia, Química, Salud y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s