Hígado funcional made in Japan.


Escuchar entrada.

Ayer en Nature News se publicó la noticia de que un equipo de científicos japoneses ha conseguido hacer crecer tejido hepático funcional en una placa con células madre pluripotentes inducidas. Aunque todavía no han publicado sus resultados, si éstos se confirman, todo apunta a que están muy cerca de marcar un antes y un después en el área de la ingeniería tisular ya que supondría un gran avance el hecho de conseguir que células madre pluripotentes lleguen a auto-organizarse para formar un órgano, además de las importantes implicaciones clínicas que ello supone.

Takanori Takebe

El proyecto fue presentado por Takanori Takebe, un biólogo especialista en células madre, en la Ciudad Universitaria de Yokohama, en el encuentro de la Sociedad Internacional de Investigación con células madre que tuvo lugar la semana pasada. Investigadores de otros países quedaron asombrados con el hallazgo japonés, “suena como un avance genuíno” dijo Stuart Forbes, quien estudia la regeneración hepática en la Universidad de Edimburgo (UK). Forbes, además, es consultor de la unidad de transplantes hepáticos de Escocia y opina que este avance podría ayudar a desterrar el trágico problema de que muchos pacientes no lleguen a recibir un hígado nuevo porque fallecen durante la espera.

En el encuentro Takebe explicó como su equipo consiguió hacer crecer el órgano usando células pluripotentes inducidas (iPS). La inducción se consiguió mediante la reprogramación de células epiteliales humanas a un estado similar al embrionario. Para que se entienda, las células madre son las células que al crecer y dividirse originan otras células que serán las que formen los tejidos. Las células madre embrionarias, tiene la peculiaridad de que pueden originar cualquier tipo de célula, y por tanto cualquier tipo de tejido, porque un embrión parte de cero, es un ser humano en desarrollo y necesita tener todo ese potencial para llegar a ser un ser humano completo, de ahí que se les llame células madre PLURIPOTENTES o TOTIPOTENTES. Las células madre de adultos han perdido esa capacidad porque ya somos seres humanos totalmente formados, están especializadas en formar un órgano concreto, por eso se las llama células madre ORGANO-ESPECÍFICAS.

Los científicos hicieron crecer las células en placas de cultivo  con un medio de crecimiento especialmente diseñado. Tras 9 días los análisis mostraron la presencia de un biomarcador de hepatocitos maduros (las células adultas del hígado). Tras eso Takebe añadió dos tipos más de células que se sabe que ayudan a recrear el microambiente idóneo para que el órgano realice sus funciones: células endoteliales (obtenidas de cordón umbilical) que son las que forman los vasos sanguíneos; y células mesenquimales, que son las que se transforman en hueso, cartílago o grasa, obtenidas de médula ósea.  Dos días después se formó un tejido tridimensional que los investigadores situaron en un estadío temprano de hígado en desarrollo.

El tejido carece de conductos biliares, y los hepatocitos no forman hileras como ocurre en un hígado real. Aparentemente no parece un hígado porque no forma lóbulos ni lobulillos, pero tiene vasos sanguíneos que probaron que era un tejido funcional cuando fue transplantado bajo la piel de un ratón. Los tests genéticos mostraron que el tejido expresa muchos genes del hígado real. Y lo mejor de todo, al transferir el tejido a un ratón, éste fue capaz de metabolizar  algunas drogas que el hígado humano puede metabolizar pero el murino no, así que no salió tan mal. El equipo japonés afirma que su trabajo es “el primer informe que demuestra la creación de un órgano humano funcional vascularizado partiendo de células madre pluripotentes.”

Hígado adulto normal

Aunque apunta maneras, todavía deben realizarse muchos ensayos. Los científicos creen que podrá llegar a cubrir las necesidades funcionales en caso de que un paciente esté esperando un trasplante de hígado, o en caso de que el hígado nativo sufra una enfermedad crónica que le impida funcionar al 100%. Aunque esto parece que tardará en llegar porque nuestro hígado está expuesto a muchas sustancias tóxicas, trabaja mucho, y de momento se ha conseguido un tejido hepático rudimentario que sí es funcional pero que todavía no está a la altura de un hígado normal. Por otro lado, los científicos deben asegurarse de que las células maduran correctamente porque si no es así se corre el riesgo de producir un cáncer al ser trasplantadas en un paciente, afirma Forbes. 

Lo bueno es que esto a animado a otros científicos a investigar y a desarrollar sus propias tecnologías de ingeniería tisular con células madre y hace pocos días se conocía la noticia de que científicos (también japoneses) han conseguido cultivar un precursor de ojo humano con células madre que creen que algún día podrá reparar daños oculares.

Acerca de Lhisteria

Bióloga y Bioquímica de formación, me gusta divulgar sobre biomedicina. Gracias por visitar mi blog.
Esta entrada fue publicada en Biología celular, Gente científica y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Hígado funcional made in Japan.

  1. Pingback: Premio Nobel 2012 de Medicina a la Medicina Regenerativa. | Hablemos de ciencia

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s